Con solo ingresar a la página de comunicados de la ANMAT y ver la cantidad de medicamentos y productos que fueron retirados del mercado en lo que va del año, podemos darnos cuenta que la ilegitimidad en la producción y comercialización de medicamentos, no es una problemática del pasado, y que aún hay mucho por hacer.

 

La serialización y trazabilidad de medicamentos fue implementada en el 2011 en Argentina únicamente para medicamentos de alto costo. Cada vez son más los países que adoptan regulaciones de serialización de medicamentos, estimándose que para el 2019, el 75% de los medicamentos en el mundo van a estar bajo regulaciones de trazabilidad. En Europa y USA, será obligatorio desde el 2019 para todos los medicamentos bajo receta.

 

Está demostrado que la trazabilidad es una herramienta de alta utilidad para evitar adulteración de medicamentos y falsificación de troqueles, ahorrándole al Estado una importante cantidad de dinero. A pesar de que Argentina fue pionera, siendo el segundo país del mundo en implementar el sistema de trazabilidad, puede quedar retrasada ante otros países, ya que al día de hoy quedan muchos medicamentos importantes fuera de la regulación.

 

Los medicamentos de alto costo (oncológicos, hemoderivados y HIV) dejaron de requerir el troquel desde el 2016, y en su lugar el reintegro del Estado por dichos medicamentos se comenzó a realizar a través del sistema de trazabilidad. Antiguamente, el troquelado que se retiraba de los estuches de los medicamentos en el momento de la dispensa era presentado por las obras sociales en el SUR para su posterior cobro. El SUR es el Sistema Único de Reintegro para la implementación y administración de los fondos destinados a apoyar financieramente a los Agentes del Seguro de Salud. El troquelado es un dispositivo que no contaba con ninguna medida de seguridad, por lo cual era altamente factible su falsificación.

 

A partir del reemplazo del sistema de troqueles por el uso del sistema de trazabilidad de medicamentos, cada uno de los medicamentos de alto valor que el estado financia, son verificados. Esto quiere decir, que se puede comprobar que el mismo fue producido y atravesó la cadena de distribución por todas las entidades habilitadas por ANMAT. El gobierno, al financiar estos medicamentos, está pagando únicamente una unidad y sabe bien cuál. Todas estas acciones también le dan tranquilidad al paciente de saber que lo que va a consumir fue verificado y corroborada su legitimidad.

 

En resumen, la implementación de un sistema de trazabilidad, contribuye al reforzamiento de las capacidades de los organismos nacionales o regionales de reglamentación y a la detección eficaz de productos médicos falsificados y su retirada del mercado para evitar que se sigan distribuyendo o sean consumidos, lo que reduce el gasto en salud pública y aumenta la equidad en la atención sanitaria.

Santiago Spector Mentasti | CEO de BDEV S.A.

 

Fuentes:

www.anmat.gov.ar

www.aemps.gob.es

https://www.sssalud.gob.ar/